No. 390/2020

María de la Luz Adame Elizondo sorprendió a personal médico y a otros pacientes por su actitud

• Los especialistas consideran que una buena actitud es determinante en la recuperación de los pacientes

Para anunciarle al mundo que el coronavirus no la vencerá, una ama de casa de 65 años de edad se convirtió el faro que alumbra el “piso de la esperanza”, en el Hospital General de Zona (HGZ) No. 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Coahuila, donde canta melodías rancheras, cada vez que puede.

Se llama María de la Luz Adame Elizondo, es originaria de la colonia Independencia en Monclova y tiene sorprendidos a los integrantes de los grupos COVID, por la buena actitud que demuestra.

“La paciente que canta nos tiene impactados por su fortaleza, nunca había visto algo así”, expresó la especialista en terapia intensiva, Elizabeth Meza Cortez, responsable en turno del piso donde a se atiende a personas infectadas por el virus.

Adame Elizondo ingresó con síntomas de la enfermedad el pasado 3 de junio, presentaba dificultad respiratoria y trombosis. Luego de hacerle la prueba resultó positiva.

Aun y cuando otros pacientes se desalientan por el impacto que les ocasiona enterarse de que están contagiados, “la paciente que canta”, como se conoce a la señora de la cama 303, lucha sin quejarse y se aferra a la vida.

“No volveré, te lo juro por Dios que me mira, te lo digo llorando de rabia, no volveré”, canta a todo pulmón para que los especialistas noten que su estado de salud cada día mejora.

Con evidente alegría, lanzó un mensaje de aliento a otras personas que atraviesan por su misma situación para que no se dejen vencer, porque si otras personas se han recuperado, significa esperanza de vida.

“A mis hijos quiero que sepan que estoy bien y que pronto voy a salir, los amo”, expresó mientras cantaba la reconocida melodía de los compositores mexicanos Manuel Esperón y Ernesto Cortázar.

A través de un video, la paciente pidió que se lo hicieran llegar a sus familiares, a quienes extraña y valora más que nunca.

Más que cantar para que se escuche su voz, María de la Luz afirmó que se trata de dar un mensaje de paz y esperanza para otros pacientes que están en el mismo piso, así como para otros que aún dudan de la existencia del virus.

La actitud es importante

A la doctora Elizabeth Meza Cortez y el equipo de salud, la actitud de María de la Luz los motiva a seguir adelante y representa un golpe de energía para todos los que se involucran en la atención de pacientes COVID.

Expuso que mantenerse positivos es crucial y en ella han notado que se aferra a la vida gracias su fe y la confianza que deposita en los especialistas del HGZ No. 7.

La médica explicó que aunque María de la Luz ha mejorado mucho, tiene que quedarse unos días más en observación. Agregó que la experiencia que les deja tratar con ella representa un verdadero aprendizaje de valor y fortaleza.

Meza Cortez agradeció el respaldo de cada uno de los integrantes de los equipos que se mantienen en la lucha contra el coronavirus y a los directivos del IMSS, siempre al pendiente de sus necesidades.

Descargas

2020
2019
12/06/2020 - 11:09