Recomendaciones para el cuidado de la salud en el hombre



    • Realizar actividad física te ayuda a prevenir enfermedades y mantener un estado de salud adecuado.
    • La actividad física debe hacerse por lo menos 30 minutos diarios cinco días a la semana, si necesitas reducir de peso haz 60 minutos al día siempre con precaución y consultando a tu médico.
    • En tu Unidad de Medicina Familiar, Centro de Seguridad Social o Unidad Deportiva del IMSS, te proporcionarán la orientación e información que requieres y el plan de actividad física más adecuado para ti.
     
    • Para mantener una boca saludable realiza la higiene bucal después de cada comida, usa el hilo dental y posteriormente cepilla tus dientes de 2 a 3 minutos.
    • Si presentas encías inflamadas,  que sangran fácilmente, dolor al masticar o alguna pieza dental en mal estado acude lo más pronto posible a consulta.
    • Acude al Servicio de Estomatología dos veces al año para revisión bucal y limpieza dental profesional.
     
    • La salud sexual y reproductiva es responsabilidad de dos: platica con tu pareja al respecto y lleven una vida sexual sana, plena y satisfactoria.
    • El uso correcto del condón previene infecciones de transmisión sexual y disminuye las posibilidades de un embarazo no planeado.
    • Si ya cuentas con los hijos deseados, la vasectomía es tu mejor opción ya que es un método de planificación familiar seguro y definitivo,  que no afecta el placer ni el desempeño sexual masculino.
     
    • La salud mental es un estado de bienestar en el cual el individuo se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.
    • Recuerda que la salud mental positiva es parte de la salud general, por lo tanto se recomienda para gozar de buena salud mental:
        • Estar en paz consigo mismo, consciente de sus capacidades, habilidades y deficiencias.
        • Duerme al menos 8 horas al día.
        • Adoptar hábitos de alimentación saludable aliméntate sanamente.
        • Realizar actividad física de forma regular.
        • Dedica tiempo a realizar actividades que disfrutes, ya sean sociales, recreativas, culturales o deportivas y fomenta el hábito de la lectura.
        • Adoptar conductas de tolerancia y aceptación de los demás, con el fin de adaptarse en todos los ámbitos y grupos sociales practica una convivencia cordial y pacífica con todas las personas.
     
    • En la prevención de las adicciones es muy importante la familia, en aspectos de comunicación, confianza y convivencia.
    • Gozar de salud mental individual, familiar y social es la base de la prevención de las adicciones.
    • El estrés y la depresión predisponen el consumo de sustancias adictivas, como tabaco, marihuana, alcohol, etc. Por lo tanto, hay que identificar oportunamente esos trastornos.
    • El consumo de alcohol, tabaco o de otras drogas altera la percepción, las emociones y el pensamiento, causan adicción, afectan la salud y son causa de lesiones, accidentes o la muerte.
    • Evita el consumo de las sustancias antes mencionadas. Si ya las consumes, acércate a tu Unidad de Medicina Familiar, donde encontrarás estrategias de apoyo para detener su consumo.
    • Recuerda que eres el modelo más importante para tus hijas e hijos, para evitar que ellos inicien el consumo de sustancias adictivas, predica con el ejemplo.
     
    • Evita comportamientos agresivos como gritos o golpes o palabras ofensivas que dañen la integridad física, psíquica o moral de otras personas, tanto dentro como fuera del ámbito familiar.
    • Platica abiertamente y de manera respetuosa con tu pareja e hijos.
    • Dedica tiempo de calidad a tu familia.
    • Cultiva en tu familia como en ti mismo el amor, la tolerancia, el respeto, el cariño, la confianza, la igualdad y la comunicación.
    Si necesitas ayuda para el manejo de la violencia, acude a tu Unidad de Medicina Familiar más cercana para que recibas orientación al respecto.
    •  
     
    • En casa:
        • Ten cuidado al sustituir tanques de gas, revisa que no existan fugas que pongan en riesgo a ti y a tu familia.
        • Revisa instalaciones eléctricas, cables escondidos debajo de alfombras o en lugares que al calentarse desaten un incendio y desconecta siempre los aparatos electrónicos cuando no estén en uso.
        • Nunca enchufes o enciendas aparatos electrónicos con las manos húmedas.
    • En el trabajo:
        • Solicita la capacitación y asesoría necesaria.
        • No trabajes bajo la influencia de alcohol o drogas y si estas medicado consulta con tu médico los efectos de dicha medicación.
        • Trabaja con atención.
        • Utiliza el equipo de protección necesario para el desempeño seguro de tu trabajo.
        • No introduzcas brazos o manos en maquinaria peligrosa y de hacerlo, asegúrate de que este apagada.
        • Acata las normas de seguridad e higiene al manejar químicos riesgosos.
    • En la vía pública:
        • Los accidentes viales son frecuentes en los hombres. Para evitarlos, respeta las señales de tránsito, se cortés al manejar, no utilices el celular y usa el cinturón de seguridad. 
        • No manejes si consumiste alcohol o alguna droga ya que puedes provocar accidentes mortales. Tampoco lo hagas si estás muy cansado ya que te puedes quedar dormido al volante.
     
      • Si tienes 20 años o más y tu cintura mide más de 90 cm, eres portador de obesidad central y tienes alto riesgo de enfermedad cardiovascular, lo mejor para tu salud es llevar una alimentación balanceada, consumir agua simple potable y practicar actividad física todos los días.
      • Es importante que conozcas tu cuerpo y que te auto explores,  al identificar cualquier anormalidad en tus testículos acudir a tu Unidad de Medicina Familiar. 
      • Si tienes 45 años o más y presentas dificultad para orinar, debes acudir a consulta en la Unidad de Medicina Familiar que te corresponde, pues podrías padecer enfermedad prostática.
      • El cáncer de próstata es el más frecuente en el hombre de la edad adulta, el cuidado de tu salud, implica la revisión periódica a partir de los 40 años.
      • Revisa tu Cartilla Nacional de Salud y solicita las acciones de acuerdo a tu grupo de edad
      • Mide tu riesgo de padecer enfermedades crónicas y cáncer a través de CHKT en Línea. Búscala en la App de IMSS Digital.