Enfermedad Vascular Cerebral

La enfermedad vascular cerebral (EVC) es un problema importante de salud pública. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es considerada la segunda causa global de muerte en el mundo, siendo los países de ingresos medios y bajos, los más afectados.
Descripción
Se conoce como enfermedad vascular cerebral (EVC) a una alteración en las neuronas, que provoca disminución de flujo sanguíneo en el cerebro, acompañada de alteraciones cerebrales de manera momentánea o permanente.
Se clasifica en 2 subtipos: isquémica y hemorrágica.
Isquemica cerebral transitoria: Se produce por la interrupción del flujo sanguíneo. Los síntomas duran unos pocos minutos y el paciente se recupera totalmente en menos de 24 horas. Es considerada como una urgencia médica.

Infarto Cerebral: Aparece cuando el flujo sanguíneo se interrumpe por una obstrucción, que puede ser por causada por grasa o sangre, en un vaso sanguíneo.
Hemorragia: Se presenta cuando un vaso sanguíneo se rompe, causando un sangrado dentro del cerebro.
Síntomas
En una enfermedad vascular cerebral, los síntomas más recurrentes son:
Alteración repentina de la visión en un ojo o ambos
Pérdida repentina de la fuerza en un brazo, una pierna o ambos
Sensación de hormigueo en la cara, brazo o pierna
Aparición repentina de:
Problemas para hablar y/o entender lo que se escucha, acompañada por balbuceo
Desequilibrio o inestabilidad
Dolor de cabeza
Factores de riesgo
Se dividen en:
No modificables
La edad. Con los años el riesgo de presentar EVC aumentan
El sexo. Se presenta con mayor frecuencia en hombres que en mujeres
 
Contribuyentes
Alcoholismo
Tabaquismo
Inactividad física
Obesidad

Modificables o tratables
Presión arterial alta
Diabetes Mellitus
Niveles de colesterol elevados

El riesgo aumenta dependiendo del número de factores de riesgo que se presenten.

Secuelas o consecuencias

Después de sufrir una EVC, una de cada 3 personas presenta algún grado de discapacidad, debido a que el cerebro es el responsable de generar los movimientos, sensaciones y acciones que realiza el cuerpo.

Dependiendo del área del cerebro afectada, las secuelas pueden ser:

Deficiencias motoras
Parálisis en una o varias extremidades, dificultad para caminar, falta de equilibrio, espasticidad (rigidez y/o tensión muscular). Esto provoca limitaciones para realizar actividades cotidianas.
Alteraciones de la sensibilidad
Temperatura, tacto y dolor.
Alteraciones en el lenguaje
Dificultad para hablar, vocalizar y/o entender.
Alteraciones en la deglución
Para beber o comer.
Alteraciones en la visión
Disminución de la vista y/o campo visual.
Alteraciones neuropsicológicas
Dificultad para recordar, razonar y/o concentrarse.
Alteraciones en las emociones
Problemas para controlar emociones y/o sentimientos.
Dolor
Picor, hormigueo y/o ardor en una o varias partes del cuerpo.
 
Tratamiento/ Rehabilitación
Para disminuir las secuelas, es importante la rehabilitación física que debe iniciarse lo más rápido posible. Se recomienda que sea multidisciplinaria y constante, de 3 a 6 meses después de la enfermedad vascular cerebral.
Los servicios de rehabilitación pueden incluir:
Terapia física
Terapia ocupacional
Terapia del lenguaje y auditiva
Terapia recreacional
Grupos de apoyo

Recuperación
El tiempo de recuperación en cada persona es diferente y depende de factores como:
Tamaño de la zona dañada
Lugar del cuerpo afectado
Restablecimiento del flujo sanguíneo
Estado de salud previo

Prevención
Para evitar una recaída es importante seguir las recomendaciones del médico en cuanto a:
Una dieta más sana
Realizar ejercicio regularmente
Evitar el consumo de alcohol y tabaco
En caso de padecer hipertensión o cualquier otra enfermedad, seguir el tratamiento indicado por el médico.
Recomendaciones
Después de un accidente vascular se recomienda:
Realizar ejercicios para fortalecer la musculatura de brazos y piernas
Entrenar el equilibrio en casa
Modificar aspectos de tu hogar que representan un mayor riesgo, como: retirar alfombras, poner sillas de plástico en el baño y agarraderas
Usar zapatos con suela antideslizante
  
La recámara
Se recomienda que la cama del paciente se encuentre en un lugar con buena ventilación e iluminación y a una altura aproximada de 70 cm desde el piso, para que pueda subir y bajar cómodamente. Para elevarla se pueden colocar ladrillos o bloques de madera debajo de las patas.
En caso de que el colchón sea muy blando, se sugiere colocar una tabla de madera entre el colchón y la base de la cama.
 

 

 
 

 

Prevención de las úlceras (llagas)

Los pacientes que pasan mucho tiempo sentados o acostados en la cama, con frecuencia sufren de llagas en la piel. Las zonas de mayor riesgo son la región de la cadera, los glúteos y los talones.
Para evitarlas es importante que el colchón que usen sea duro y procurar que la persona cambie de postura cada 2 horas.
La postura puede ser boca arriba o de lado, como en la ilustración.
 

Al mover a la persona, se recomienda hacerlo por el lado afectado, cuidando de que no estire el brazo, ya que eso podría ocasionar debilidad del músculo del hombro y una posible subluxación.
Se necesitan 3 almohadas para ponerlas debajo de la cabeza, bajo los brazos y piernas.

Es importante evitar pliegues en las sábanas y ropa del paciente, así como el contacto de la piel con ropa húmeda y plásticos.
El estar tanto tiempo en un sitio vuelve la piel más sensible, por lo que se debe mantener lubricada con cremas hidratantes o aceite de almendras.
Ante la aparición de rozaduras y llagas, es importante visitar al médico.

Levantarse de la cama y del asiento
 
Al levantarse, el paciente deberá flexionar las rodillas, pasar el brazo exterior por delante del cuerpo hacia el lado del brazo de apoyo y dejar caer las piernas fuera de la cama. Con el propósito de lograr mayor fuerza para levantarse y quedar sentado.
 

Para sentarse, es conveniente que el paciente utilice una silla con respaldo alto y descansabrazos, lo que le ayudará al momento de pararse.
Cuando se le ayude a levantarse, se sugiere que el paciente se agarre de la nuca, mientras se pasan los brazos por su espalda para brindarle más fuerza y seguridad.
 
 

Cuando el paciente ya está de pie, es importante darle seguridad para caminar. A los pacientes con poca fuerza muscular, se les sugiere usar una férula de tobillo para compensar la falta de fuerza muscular y corregir posibles deformidades, así como andaderas y bastones.
 
 

 
Para parálisis de brazo y mano
 
Es importante encontrar la manera en que el paciente pueda realizar actividades cotidianas, con movimientos sencillos que eviten dolor, sobre todo en el hombro. Un problema frecuente de causa desconocida es la subluxación del hombro. Para su control, se usan férulas que ayudan a la posición del antebrazo y de la mano.
 

 

Consejos para familiares o cuidadores
Es importante que las personas que vayan a cuidar al paciente, tomen en cuenta los siguientes consejos:

Ayuda al paciente a realizar flexiones de brazos y piernas de manera constante
Cámbialo de posición cada 2 horas, durante el día
Báñalo o ayúdale a que se mantenga limpio
Lubrica su piel constantemente
En caso de ser necesario, cámbiale el pañal frecuentemente
Mantenlo con ropa limpia y cómoda
Cambia la ropa de capa diariamente y evita que se le hagan pliegues
Realiza ejercicios de reeducación del lenguaje: pídele que lea direcciones o que repita frases sencillas
Pon un timbre o campana cerca del paciente para que se pueda comunicar
Vigila que respete la dieta indicada por el médico
Procura que tome líquidos de manera abundante durante el día
Vigila que orine y defeque diariamente
En caso de tener el paciente con sonda urinaria, vigila que drene continuamente
En caso de contar con sonda para alimentación, fíjate que no esté tapada y que esté bien colocada
Toma medidas de precaución para evitar caídas
Procura que tome sus medicamentos en el horario indicado por el médico
Por ningún motivo deben suspender sus medicamentos, a menos que así lo indique su médico
Recuerda que seguir el tratamiento es fundamental para la mejoría del paciente

Balazo
En México, la enfermedad vascular cerebral ocurre en 118 personas por cada 100,00 habitantes al año.
Balazo 2
La EVC es la primera causa de discapacidad en adultos y la segunda causa de demencia.
Balazo 3
La probabilidad de que la EVC se repita en la persona en un lapso de 2 años, es del 10 al 22%.

 
 
 
Última actualización:
 horas, Fuente: Instituto Mexicano del Seguro Social
26/11/2015 - 12:21