Enfermedad Prostática

Al llegar a los 45 años, los hombres pueden llegar a presentar enfermedades relacionadas con el crecimiento de la próstata, siendo más común la hipertrofia prostática.

Definición

Uno de los principales padecimientos que presenta la próstata, es la hipertrofia prostática, también llamada hiperplasia prostática benigna, que es el crecimiento de la próstata.

La próstata es la glándula masculina que se encuentra debajo de la vejiga, produce el líquido que transporta los espermatozoides durante la eyaculación y rodea la uretra, que es el conducto por donde sale la orina (ver figura).


¿A quién afecta?

A los hombres de 45 años o más, momento en el que la próstata comienza a crecer y aunque no a todos les causa molestias, se recomienda un chequeo médico para evitar posibles problemas relacionados con la velocidad de crecimiento.


Síntomas

El crecimiento de la próstata alrededor de la uretra actúa como un cinturón que aprieta al conducto por donde sale la orina y  provoca los siguientes síntomas:

Necesidad urgente de orinar
Dificultad al empezar a orinar
Aumento del número de veces que orina al día
Necesidad de orinar por la noche
Disminución del calibre y de la fuerza del chorro de la orina
Terminar de orinar por goteo




Complicaciones

En caso de presentar molestias relacionadas con el crecimiento de la próstata, es recomendable visitar al médico para una revisión y en caso de ser necesario, recibir atención médica oportuna para evitar complicaciones, como pueden ser:

Infección de los riñones
Sangrado al orinar
Retención de la orina

Diagnóstico

Entre las pruebas más utilizadas se encuentran:

Examen digital del recto o tacto rectal

El examen digital del recto (EDR) o tacto rectal, consiste en la introducción de un dedo, cubierto con un guante lubricado, en la parte inferior del recto para palpar la próstata y detectar si hay masas o algo que parezca poco habitual. Este examen puede ser incomodo (principalmente para los hombres que tienen hemorroides), pero usualmente no es doloroso y sólo toma unos minutos realizarlo.

Prueba de antígeno prostático específico

La prueba de antígeno prostático específico (APE), sirve para medir la concentración de una sustancia producida por dicha glándula y que se encuentra en la sangre, misma que se puede presentar en concentraciones elevadas en aquellos hombres que tienen cáncer de próstata, alguna infección o inflamación de la próstata o una hiperplasia prostática benigna (agrandamiento de la próstata que no es canceroso).

Asumiendo que no se encuentra sospecha de cáncer de próstata como resultado de las pruebas de detección, el periodo de tiempo entre futuras pruebas depende de los resultados de la prueba sanguínea de APE y la frecuencia puede variar entre uno o dos años.

Si el resultado de una de estas pruebas es anormal, se necesitan hacer pruebas adicionales para determinar si se trata de cáncer.


La hipertrofia prostática, hiperplasia prostática benigna o crecimiento de la próstata, se presenta alrededor de los 45 años de edad en los hombres.

 
 
 
Última actualización:
 horas, Fuente: Instituto Mexicano del Seguro Social
25/02/2015 - 10:32