No. 466/2020

Los síntomas de Guadalupe – Lupita, como todos le dicen – comenzaron el 28 de mayo: dolor de cuerpo y fiebre. Al principio recibió tratamiento médico para una infección de la garganta y presentó mejoría, después de tres días recayó, le volvió a dar temperatura, pero esta vez con falta de respiración, por lo que requirió oxígeno.

Pasaron 12 días hasta que fue ingresada a la Unidad Móvil Temporal COVID-19 en el Autódromo Hermanos Rodríguez. El 9 de junio ella, su esposo y su hijo ya contagiados de COVID-19 ingresaron al Hospital y de inmediato los tres ameritaron intubación endotraqueal.

Lupita fue un caso muy especial y emblemático para nosotros, por tratarse de un hospital temporal significó un reto muy importante, recordó el doctor Leonel Arturo Quiñones Solido, médico internista e intensivista, coordinador de terapia intermedia de la Unidad Móvil Temporal.

Los tres integrantes de la familia pasaron a un pabellón diferente, desafortunadamente su esposo e hijo no sobrevivieron. En el caso de ella, con el equipo médico y la infraestructura institucional, permaneció intubada durante nueve días, con ventilación mecánica invasiva para superar este problema, indicó el especialista.

Agregó que posterior a la extubación, Lupita presentó un episodio de polineuropatía del paciente en estado crítico, por lo que requirió de terapia física, terapia respiratoria y gracias al esfuerzo del personal de salud fue egresada del Autódromo Hermanos Rodríguez el pasado 8 de julio.

“Es nuestro primer caso de una paciente que llega de urgencia para ser intubación de inmediato y que se logra extubar de manera exitosa sin complicaciones”, subrayó el doctor Leonel Quiñones.

“En este hospital seguimos recibiendo pacientes de manera cotidiana, sumamente graves, severamente afectados, que incluso llegan para ser intubados. Por eso mismo no deben de disminuir las medidas de precaución, de aislamiento y de distancia pertinente, porque este problema aún está vigente”, indicó.

En tanto, Gabriela, hija de la señora Lupita, comentó: “No sabemos cómo se contagió mi mamá, nosotros tratábamos de tener medidas dentro de la casa, y traíamos cubrebocas fuera, pero realmente no sabemos dónde fue, no tenemos idea”.

Añadió que su mamá recibió una atención excelente, muy buena, “tuvo los mejores cuidados para tener una segunda oportunidad de vida”.

El 8 de julio fue un día muy especial en el Hospital Temporal habilitado en el Autódromo Hermanos Rodríguez, debido a que fueron dados de alta 21 pacientes confirmados de COVID-19, quienes fueron despedidos con aplausos y porras.

Este hospital que apertura el 13 de mayo cuenta con una capacidad de 144 camas y a la fecha han sido dados de alta más de 800 personas.

Descargas

2020
2019
10/07/2020 - 12:58