No.197/2017

La otitis media es una de las principales infecciones por las que se demanda consulta en menores de 9 años de edad en México.

La vacunación es la primera medida preventiva para evitar infecciones en vías respiratorias que al complicarse provocan otitis.

La otitis media es la infección más común del oído en población infantil, causada por complicaciones de la gripe, faringitis o rinofaringitis, problemas de salud que son atendidos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con medicamentos, cirugía y terapias de audición.

La incidencia de este padecimiento en México durante 2015 fue de 507 casos por cada 100 mil habitantes, de acuerdo con cifras del Sector Salud, que reportó 614 mil 253 casos para todos los grupos de edad.

Se registraron 18 mil 114 casos de otitis media en menores de un año; 91 mil 237 en niños de uno a 4 años, con el quinto lugar en demanda de consulta, mientras que en el grupo de 5 a 9 años de edad se documentaron 98 mil 540 casos, con el quinto lugar en demanda de atención médica.

La inflamación del oído medio, que provoca dolor intenso y fiebre, ocurre en cualquier época del año, afirmó la doctora Azarell Anzures Gutiérrez, coordinadora de Programas Médicos del Seguro Social, al explicar que los padecimientos del oído también tienen como factores de riesgo las alergias alimentarias, que los padres fumen o por contagio de otros niños enfermos.

Además, la posición al amamantar o darles biberón a los menores completamente acostados provoca el paso de micro partículas de leche al conducto del oído y ocasiona infección. La forma adecuada para alimentarlos es con una inclinación de 45 grados, semi sentado, indicó.

Ante las primeras molestias de fiebre y llanto persistente de un bebé, o dolor del oído que refiere un niño en edad escolar, la recomendación a los padres es llevarlo al médico familiar, quien determinará el tipo de atención: manejo ambulatorio con medidas generales, si el caso no es grave; evaluar el uso de antibióticos, enviarlo a Urgencias o con el pediatra.

Si detecta otra complicación o el menor tiene episodios frecuentes de otitis, lo enviará con el otorrinolaringólogo y/o audiólogo para identificar factores de riesgo y tomar las medidas necesarias para evitar el deterioro o pérdida de la audición.

Cuando hay otitis de repetición y perforación del tímpano, el otorrinolaringólogo debe hacer pruebas especiales con aparatos, como audiometría y timpanometría, u otras para evaluar si se requieren tubos de ventilación, y en caso de que haya daño en la audición iniciar el tratamiento necesario.

Para mantener la higiene de los oídos, la doctora Anzures Gutiérrez explicó que durante el baño sólo debe lavarse la parte externa de las orejas, secarlas con toalla y evitar el uso de cotonetes y pasadores.

La vacunación es uno de los pilares más importantes de la prevención de enfermedades y cuando los niños enfermen de vías respiratorias e infecciones auditivas, es importante llevarlos a recibir atención oportuna y no auto medicarlos.

2017
Comunicados 2016
Última actualización:
 horas, Fuente: Comunicación Social
09/07/2017 - 11:16