No. 053/2016

La enfermedad de Parkinson tiene su mayor incidencia en personas mayores de 60 años, aunque se han presentado casos en menores de 40 años.

• El 11 de abril se conmemora el Día Mundial del Parkinson.

En la víspera del Día Mundial del Parkinson, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informa que otorgó 190 mil 50 consultas por este padecimiento en 2015.

Esta enfermedad se caracteriza por alteraciones en la postura, la marcha, rigidez, temblor de reposo y lentitud para moverse, y tiene su mayor incidencia en personas mayores de 60 años, particularmente en hombres, aunque se presentan casos en jóvenes, explicó el doctor Raúl Carrera Pineda, Jefe del Servicio de Neurología del Hospital de Especialidades, del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI.

El especialista del IMSS dijo que a nivel internacional afecta de uno a dos ciento de la población adulta.

Indicó que el deterioro físico ocurre por la pérdida de neuronas a nivel de la sustancia negra, donde se produce la dopamina, neurotransmisor que permite realizar los movimientos del cuerpo en forma adecuada.

Carrera Pineda añadió que en el Hospital de Especialidades del CMN Siglo XXI se cuenta con la Clínica de Movimientos Anormales, como parte de la atención integral que otorga el Seguro Social, donde son atendidos derechohabientes con alteraciones neurológicas que presentan algún movimiento involuntario como tics, distonías, discinesias y todo tipo de temblores, como en el caso de Parkinson.

Toda vez que el Parkinson es una enfermedad crónica degenerativa, dijo, los tratamientos son de control y a largo plazo.

El Jefe del Servicio de Neurología expuso que una vez que se diagnostica el Parkinson, el paciente debe tomar la dosis del medicamento como lo indica su médico, pues el éxito del tratamiento es la individualización, además de que se recomienda ejercicio como caminar y terapia de rehabilitación que favorecen los movimientos.

Las manifestaciones de la enfermedad, dijo, no solo son motoras, también pueden presentar trastornos gastrointestinales, psiquiátricos como depresión o trastornos del sueño, en cuyos casos se les apoya con atención en otras especialidades.

En los casos más severos, cuando a pesar de los medicamentos no hay mejoría, éstos son presentados a un Comité de Selección que analiza si son candidatos a la colocación de un neuroestimulador, otro tipo de terapia que otorga el IMSS.

2017
Comunicados 2016
Última actualización:
 horas, Fuente: Comunicación Social
25/05/2016 - 17:22