Infecciones en el oído

Introducción

Es común que en la infancia se presenten infecciones en el oído como la otitis, misma que puede prevenirse y tratarse para evitar complicaciones.

  • La infección que ocurre en el oído medio (entre el tímpano y la ventana oval), se conoce como otitis y se presenta con mayor frecuencia en la infancia. Principalmente es de origen respiratorio, ya que el oído está conectado a la garganta por la trompa de Eustaquio.

    Las otitis se presentan frecuentemente en las y los niños de 6 a 36 meses de edad. Se calcula que a los 5 años, más del 90% de los niños(as) habrá sufrido algún episodio de infección en el oído y un 30% de éstos, la presentará de forma recurrente.

    Lo más común es que la infección sea causada por bacterias como el Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o la Moraxella catarrhalis, precedida habitualmente por un evento viral tres o cuatro días antes. La otitis viral se produce por el virus adenovirus, rinovirus, coxsackie o mixovirus.

    Las y los niños con otitis presentan dolor intenso que les provoca llanto continuo. Suelen tocar o rascarse el oído afectado de forma insistente. En casos severos, se puede observar salida de pus o sangre, acompañado de fiebre, irritabilidad, falta de sueño y apetito.

  • De no atenderse oportunamente una infección de oído, se pueden presentar algunas complicaciones.

    Por ejemplo, cuando la secreción o pus se acumula detrás del tímpano, puede llevar a su perforación; la niña o niño puede manifestar alivio pero también problemas para oír. En ocasiones, cuando la infección es pequeña, el tímpano cicatriza por sí solo en dos o tres días, pero si no es así, existe el riesgo de disminución de la audición.  

    Otras complicaciones pueden ser la mastoiditis, es decir, cuando la infección se propaga al hueso que se encuentra detrás de la oreja, parálisis facial o meningitis, debido a la cercanía con el cerebro.

    • Cuida  que tu hijo(a) cuente con el esquema de vacunación completo para su edad
    • Ofrece a tu hijo(a) lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad
    • Procura que tu hijo(a) tenga una alimentación balanceada, rica en vitaminas A y C, especialmente durante la temporada invernal
    • Evita que tu hijo(a) tenga contacto con el humo del cigarro
    • En caso de que tu hijo(a) tenga infecciones recurrentes, es recomendable acudir a una valoración médica
    • Lleva de inmediato a tu hijo(a) con el médico cuando:

    • Se lleva constantemente las manos a los oídos y llora mucho
    • Sospechas que no escucha bien tras haber sufrido una gripa o resfriado
    • Sus condiciones generales se deterioran aunque no presente ningún malestar
    • Guía de Práctica Clínica. Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Otitis Media Aguda en la edad Pediátrica. Evidencias y Recomendaciones. Catálogo maestro de guías de práctica clínica: IMSS-096-11, Ver el documento», consultado el 21 de abril de 2014.
    • García Vera C.. Otitis media aguda. Rev Pediatr Aten Primaria  Supl. 2013;(22):49-59 [citado 2014 Abr 21]. Ir al sitio»
    • Domínguez Aurrecoechea B, Fernández Francés M, Ordóñez Alonso MÁ, López Vilar P, Merino Ramos L, Aladro Antuña A, et al.Influencia de la asistencia a guarderías sobre la morbilidad en niños menores de 12 meses de edad. Rev Pediatr Aten Primaria. 2012;14:303-12.
    • Quintero Noa Julianis Loraine, Álvarez Lam Ileana, Hernández Cordero María del Carmen, Meléndez Quintero Loraine Lilia. Complicaciones de las otitis medias agudas y crónicas en el niño. Rev Cubana Pediatr [revista en la Internet]. 2013 Mar [citado 2014 Abr 21]; 85(1): 89-105. Ir al sitio»

 

Tips


  • Evita el uso de cotonetes o pasadores para limpiar la cera de los oídos de tu hijo(a), ya que podrías empujarla hacia partes más internas del oído, donde se podría adherir y formar un tapón.
  • Enseña a tu hijo(a) a no introducir objetos en sus oídos y secar ambos oídos después de salir de la alberca o del mar.
  • Para mantener los oídos limpios, basta con pasar la esquina de una toalla o de una gasa humedecida por el pabellón auditivo, sin frotar y sin olvidar la parte de los pliegues detrás de las orejas.
  • No mediques a tu hijo(a) sin consultar al médico, porque puede esconder los síntomas de la infección, retardando el tratamiento oportuno.

 
El tratamiento oportuno de las infecciones en el oído, evita complicaciones irreversibles